sábado, 19 de diciembre de 2009

El responsable se parece humano

A veces pienso que nada de lo que sucede realmente sucede.

A veces pienso que somos hijos de extraterrestres,

Que somos frutos de la manipulación genética,

Y por eso nos cuesta tanto entender y entendernos.

Pero también a veces pienso que soy yo uno de los algunos que se cuestionan esas cosas, y que la mayoría no lo hace y por lo tanto, no puedo generalizar mis dudas como dudas humanas, sino como las dudas de un humano. Tal vez, loco.

Pero loco o no, se ve que la vida lo permite, que está dentro de sus reglas misteriosas, no sabemos cuáles son pero medio que por prueba y error, podemos ir encontrando las huellas que dejó el que la tejió, el que la hizo, el individuo, o el colectivo, o el nadie. Y esas huellas, aun estando a la vista del que quiera verlas, no parecen indicar un solo camino sino más bien, muchos, demasiados.

También me quedo pasmado, pensando en preguntas que no voy a poder responder nunca antes de morirme. Y después, tampoco me las voy a preguntar. Creo, hoy por hoy, que la muerte no es más que el paso a ser lo que no fuimos nunca. Es una explicación sencilla pero que cada uno interprete lo que no fue, yo trato de interpretar lo que no soy, no fui y no seré. Y de esas interpretaciones obtengo la respuesta. Esta realidad, para mí, es justamente el ser lo que no fui lo da el valor a lo que soy, a aprovechar lo que nos queda de cuerpo y mente, de sentir las cosas como únicas y vivir en consecuencia. Y siento que debe ser así porque las personas que viven así tienen un brillo diferente, una alegría descontracturante y nos ayudan a pensar, a crecer y a reir más. Eso me da la certeza acerca de la vida y la muerte humana. El brillo de los seres que admiro.

Pero dentro de las infinitas posibilidades, caben algunas muy bizarras. Esas también me asustan un poco, pero me rindo rápidamente al espanto, ya que ante estas hipótesis, qué podemos hacer... Hace poco estuve leyendo y mirando unos videos documentales acerca de nuestra conexión con extraterrestres reptiles. Sí, reptiles como las ranas y las víboras. No quiero faltar el respeto a aquellos que están familiarizados con este conocimiento, pero para mí es una novedad. No la de los extraterrestres, que la pienso como posible y hace bastante tiempo, pero la de que somos y fuimos “gobernados”, “guiados”, por seres mitad humano mitad reptiles. Siempre les tuve miedo a las víboras, tal vez tenga algo que ver con eso.

No sé cómo les suena, a mí me suena raro. Pero lo más raro no es si somos descendientes de reptiles, de insectos o de un pollo, sino que exista esa posibilidad y que sea difícil estar seguro que no sea cierto. O sea nuestra vida, tiene un origen tan poco claro, que hasta la pequeña posibilidad de que soy en verdad medio lagarto, ¡me resulta creíble!

Es evidente, que quien quiera que haya sido el que inventó todo esto, quiere que nadie lo sepa. Espero que no sea porque se mandó una cagada…

3 comentarios:

Isabel Estercita Lew dijo...

Que suerte que puedas pensar así, porque a mí me duelen las vísceras, el coño y todo lo que está dentro de mí sabiendo que lo que sucede realmente sucede. En cambio los extraterrestres, o el pensar en ellos me da un tipo de esperanza, cosas que me invento, como creer que quizás la vida que existe fuera de nuestro planeta pueda acercarse en los próximos días a nosotros y de algún modo salvarnos del fin colectivo que se avecina y que no conseguimos evitar.

titía

Ger Mei dijo...

Vos sabés que después de haber puesto esta entrada en el blog, me quedé pensando más todavía en la idea...ja...y casi podría decir que estoy seguro! :)

Beso

Para todos aqueles que anelam algo mais da vida! dijo...

Mi querido Germán!
Sus dudas me hacen feliz y ansioso al mismo tiempo. Espero que la verdad viene tan pronto como sea posible! Te digo con certeza que una vez que aprender a aquietar la mente tan pronto se encuentra este tipo de respuestas. El secreto es dejar la mente tranquila y apacible lo corazón!